Archivo de la etiqueta: TDAH

Disruptores endocrinos: te enseñamos cómo encontrarlos en tus cosméticos

¡Hola Cocunater@s!

En el anterior post de Cocunat.com prestábamos especial atención a los disruptores endocrinos y os contábamos qué eran, cómo actuaban y los efectos que tenían sobre nuestra salud, principalmente enfocándonos en cáncer e infertilidad.

Pero los efectos de los disruptores endocrinos no siempre están asociados a estas dos terribles patologías, sino que muchos de ellos guardan relación con el desarrollo neurológico provocando trastornos en el comportamiento de los niños como TDAH, bajo coeficiente intelectual y otras enfermedades como diabetes, obesidad, estrés y depresión, amén de la infertilidad o diversos tipos de cáncer (tiroides, mama, ovario, cérvix, próstata…), aunque la lista de efectos es casi interminable.

Chemophobia Kids NY Times

Otro de los problemas a los que se enfrenta la comunidad científica es que estos disruptores endocrinos no tienen un patrón de efecto lineal, es decir, a más consumo más efectos adversos, sino que muchas veces los patrones tienen forma de U. O sea, una dosis muy alta causaría alteraciones en nuestro sistema hormonal, dosis medias causarían menos efectos y dosis muy bajas también causarían grandes efectos. De hecho, los tóxicos que imitan el estradiol, como el Bisfenol-A, tienen efectos a dosis tan bajas como partes por billón.

Para poneros un ejemplo relacionado con la cosmética imaginemos un recipiente de un kilómetro cúbico de agua micelar con un billón de litros y sólo uno de ellos de parabenos. La concentración sería miles de veces inferior al límite actual de 0,8% de parabenos permitidos en nuestros cosméticos y que sumados todos los parabenos arroja una media diaria de 76mg. Y a esa baja proporción podría causar efectos en nuestra salud.

Eso por no hablar de los efectos combinados de los disruptores endocrinos que se encuentran en nuestras ropa, en nuestros electrodomésticos, en nuestras prendas de hogar, en los artículos de menaje y, por supuesto, en los cosméticos.

¿Dónde están esas sustancias en nuestra cosmética?

El desarrollo de la industria petrolífera ha permitido la creación de una cantidad de productos de síntesis ingente que, por desgracia, ha sido escasamente analizado. De hecho el propio REACH de la UE reconoce que de los más de 1.500 ingredientes de gran consumo (más de 100 toneladas anuales) producidos en el seno de la Unión Europea y considerados como tóxicos por la propia UE, sólo se ha evaluado la seguridad del 3% de ellos. Una cifra que deja el 97% de los tóxicos de uso común en nuestros hogares, campos e industrias sin ningún tipo de información toxicológica.

Dentro de los productos catalogados como disruptores endocrinos, en cosmética se encuentran algunos de los más importantes por su gran consumo, como son los parabenos, el triclosán, los almizcles y los filtros UV en solares, de los que os vamos a hablar brevemente.

Personal-Care-Products

Parabenos

Los ésteres de ácido para-hidroxibenzoico, más conocidos como parabenos, son unos de los ingredientes que más controversia ha levantado en los últimos años, ya que se trata de unos conservantes y antimicrobianos de amplio espectro y muy eficaces para conservar los cosméticos, sobre todo aquellos que tienen fórmulas cuyo primer ingrediente del INCI es el agua.
Los parabenos son los que permiten que nos compremos una crema hoy y que dentro de cinco años esté igual teniéndola en el baño con sus constantes subidas y bajadas de temperatura estacional. Realmente son muy buenos conservantes, pero tienen un pequeño problemilla: son disruptores endocrinos imitadores del estradiol, la hormona sexual femenina, además en 2004 la doctora Philippa Darbre, de la universidad británica de Reding, publicó un interesante estudio en el que se alertó sobre la concentración de parabenos hallada en el tejido de 18 tumores y se abría el debate sobre la posibilidad de que los parabenos actuaran como disruptores endocrinos alterando el equilibrio hormonal. La doctoctora sugirió que había una relación entre el cáncer de mama y los parabenos presentes en muchos cosméticos pero, principalmente, en los desodorantes.

Su estudio fue criticado por la escasa muestra. Criticas a las que la doctora respondió publicando un segundo estudio en el que se analizaron 160 muestras de tumores mamarios confirmando los datos del primero con más ahínco si cabe: en el 99% de ellos se encontró un parabeno y en el 60% de los mismos se hallaron cinco de estos conservantes.

Desde entonces los estudios sobre parabenos continúan publicándose pero la comunidad científica especializada en disruptores endocrinos tiene una postura más que clara al respecto: los parabenos interfieren en la actividad hormonal normal de las personas y los animales y se les debería aplicar el principio de precaución de la Unión Europea que dice: “cuando una actividad se plantea como una amenaza para la salud humana o el medio ambiente, deben tomarse las medidas precautorias, aunque algunas relaciones de causa efecto no hayan sido establecidas de manera científica en su totalidad”.

En el próximo artículo os contaremos más sobre los disruptores endocrinos que podemos encontrar en nuestros cosméticos ordinarios. Tenlos a mano cuando leas nuestro artículo ¡si es que aún los usas!