Archivo de la etiqueta: protección solar

Cambio de estación, cambio de rutinas

Imagen1
El cambio de estación siempre trae consigo cambios de hábitos y una adaptación de nuestro cuerpo al aumento de las temperaturas, la humedad y la exposición solar.

El sol es un regalo, de entre sus múltiples beneficios destacaremos que está implicado en el metabolismo de la vitamina D, que tiene efectos positivos sobre la inmunidad y libera endorfinas actuando sobre el humor.

Paradójicamente a pesar de que gozamos de días más largos con más horas de luz y de sol, en algunos casos, la adaptación a este cambio de estación produce cansancio y falta de energía.

Si eres madre habrás notado que a tus hijos también les está afectando el cambio de estación, generalmente hay unas semanas en las que duermen peor, están más irascibles y en muchos casos pierden el apetito. Los cuidados de tus hijos también deben de adaptarse al cambio de estación.

En primer lugar, es especialmente importante que cuidemos nuestra alimentación y la de nuestra familia para compensar esas sensaciones. Según la medicina tradicional china la primavera es la estación en la que tenemos que prestarle más atención a un órgano muy importante en nuestro cuerpo que es el hígado. Debemos limpiar nuestro organismo de toxinas y en el caso de los adultos valorar además tomar algún suplemento natural para ayudar a realizar esa depuración como levadura de cerveza, germen de trigo, diente de león, bardana o cardo mariano.

La naturaleza es sabia y nos ofrece en cada estación los alimentos que nuestro cuerpo necesita.  En mi rutina diaria y la de mi familia cuando comienza el calor escojo alimentos más crudos y menos procesados optando más por ensaladas o cremas/purés fríos (en el caso de los más pequeños sobre todo), zumos verdes, germinados y frutas (ricas en agua y azúcares naturales). En mi caso no puedo dejar de lado las legumbres ya que junto con los cereales integrales y las verduras me aportan las proteínas que necesito, al practicar un estilo de vida macrobiótico el consumo de carne es muy moderado.

Entiendo que en otoño e invierno es más fácil incluirlas en nuestra alimentación por que el cuerpo nos pide más guisos calentitos pero es normal olvidamos de este alimento tan importante en los meses de calor. Para evitar esa sensación de falta de energía que a veces se experimenta en primavera os recomiendo que siga presente en nuestra alimentación diaria por ejemplo a través de ensaladas de legumbres, hummus para dippear con zanahoria, pepino…y purés de legumbres y verduras fríos o templaditos para los más pequeños. Si necesitáis recetas no tenéis más que escribirnos a expertos@cocunat.com o siempre podéis lanzaros a experimentar, ¡lo cual resulta de lo más divertido!

bebe-comiendo-verduras

Otro tema muy importante con el cambio de estación es de la exposición solar. Si tienes un bebé menor de 6 meses debe estar resguardado de toda exposición al sol ya que su piel es más delgada y es incapaz de producir melanina para protegerlo.

En el caso de bebés mayores de 6 meses y niños lo mejor es evitar la exposición en horas de alto riesgo, vestirles con ropa adecuada de colores claros (de composición orgánica preferiblemente para evitar alergias) siempre tapando su cabecita y cubrir su piel con cremas protectoras solares de calidad. Dado que la piel del bebé es un órgano muy sensible e inmaduro, su piel es muy frágil y absorbe con más facilidad que la del adulto las sustancias que están en contacto con su piel. Es importante que elijamos cremas con composiciones específicas libres de parabenos y derivados del petróleo.

En Cocunat.com confían en la marca Acorelle que es especial para pieles sensibles ya que es hipoalergénica y sin perfume. Particularmente me gusta por que no deja efecto blanco a pesar de ser resistente al agua. La verdad es que he probado muchos solares naturales y es difícil encontrar uno que no te deje como si te hubiesen pintado con escayola. Además no contiene nanopartículas, ni filtros químicos ni zinc, de los que ya os hablaremos en próximos posts, porque parece física cuántica imposible de entender (sólo por algunos iluminados) y en realidad no lo es.

Un beso cocunater@s! y hasta la próxima semana!