Archivo de la etiqueta: celine

¿Por que es tan difícil meditar?

Med+House-1-2+croppedSi alguna vez os habéis propuesto meditar estaréis de acuerdo conmigo con que no es nada fácil. Había leído que es un maravilloso regalo que puedes hacerte, y a mi me encanta hacerme regalos especialmente si son para mejorar mi salud, pero la realidad es que cada vez que lo intento para tranquilizarme tras un día complicado ¡acabo aun más nerviosa!

¿Por que me resulta tan difícil sentarme en quietud? Simplemente la sensación de observar mi respiración me acaba produciendo una sensación de nerviosismo, irritabilidad, casi podría decir miedo.

Debido a estas reacciones, a pesar de los multitudinarios beneficios que he he leído sobre la meditación y el libro que me había comprado para guiar mis meditaciones, lo he aparcado. Pero tengo serias intenciones de retomarlo por que se que es algo que finalmente acabaré disfrutando, ¿Por qué?

Porque la meditación es un estado de reposo que tiene lugar de forma natural (en mi todavía no). Dicen que el cuerpo humano sabe hacerlo de manera innata, instintivamente pasa a estados de reposo profundo para curar, vigorizar, integrar y ponerse a punto.

Se descansa más profundamente que durante el sueño y sin embargo en nuestro interior estamos despiertos, toda una paradoja. Solo unos minutos de mediación nos harán vivir en un estado más relajado y tener más energía. La mayoría de las enfermedades aparecen o se graban a causa del estrés y por eso la meditación es buena para la salud. Como veis, los beneficios son múltiples y eso que solo he enumerado unos cuantos.

Analizando mis experiencias previas con la meditación la verdad es que creo que mi problema ha sido que he intentado controlar la experiencia. Era algo desconocido, tenía mil pensamientos pasando por mi cabeza y centrarme simplemente en observar mi respiración no funcionaba.

¿Si sentarme a leer un libro no es difícil para mí por que meditar entonces sí lo es? Está claro que debo afrontarlo de manera distinta, es decir, disfrutando y no pensando que lo que hago me supone un esfuerzo o que no se como hacerlo y no se si lo estaré haciendo bien. Aquí nadie me va poner nota no hay valoración de lo correcto o lo incorrecto.

Meditar no es forzar a la mente estar quieta y reconozco que en mis experiencias previas lo he intentado. Si la capacidad de meditar es innata solo tengo que activarla y eso supone dejar que mi cuerpo y mi mente se abandonen a ella.

¡Cocunater@s durante los próximos días probaré a enfocar mi meditación de manera distinta y en próximos post os contaré mis avances! ¿Os animáis a probarlo?

Celine

Desayunos energéticos

The+Simplest+Chia+Oat+Porridge+-+The+Herb+Diaries

Tostadas con tomate y aceite ha sido durante años mi elección para desayunar y creo que la de muchos españoles….Tu, ¿Qué desayunas normalmente? ¿Prefieres dulce o salado? En mi caso, prefiero salado aunque a veces también me daba un capricho y me tomaba un buen pincho de tortilla.

Cuando tomé el paso de iniciarme en el mundo de la alimentación macrobiótica recuerdo que estando en mi primera sesión con mi consejera, me sentía muy ilusionada por comenzar a cuidarme. En esta primera sesión es cuando te explican cuales son los alimentos que a partir de ahora puedes tomar y aquellos que debes de evitar. La verdad es que mi elección de desayuno siempre había sido sagrada y cuando leí que la base de un desayuno macrobiótico eran las cremas de cereales sentí una gran decepción.

Tras finalizar la consulta compré todos los ingredientes necesarios para al día siguiente prepararme mi nuevo desayuno. Por la mañana cuando lo probé la verdad es que pensé que la macrobiótica no iba a ser para mi. Que desilusión, no sabía como iba a poder seguir este tipo de alimentación si además de todas las nuevas restricciones y cambios mi comida favorita del día ya no lo era.

Pero es entonces cuando decidí que podría ayudarme, saber como habían hecho otras personas que antes que yo habían pasado por lo mismo y habían cambiado a una alimentación macrobiótica. Las redes sociales que ahora utilizamos tanto para publicar nuestro estilo de vida me confirmaron que el porridge era la opción preferida por aquellos que eligen una alimentación saludable.

Los ingredientes (Avena generalmente y leches vegetales) eran muy parecidos a los que se utilizan para la crema con cereales macrobiótica  pero interesante es que además las recetas incluían frutas, semillas, frutos secos. Esto ya empezaba a llamarme más la atención a pesar de que siguiese siendo un desayuno de sabor dulce.

Durante estos años he probado muchas recetas de porridge y he de decir que cada vez me gusta más. Por todo, por lo fácil que es prepararlo, por lo versátil que es (puedes prepararlo de mil maneras diferentes) pero sobre todo por como me hace sentir por las mañanas. Me da fuerza y hace que no tenga hambre en toda la mañana.

Esto se debe a que su alto contenido en carbohidratos complejos (de lenta asimilación), facilita la obtención de energía para hacer frente a la mañana y provoca un efecto saciante, además es rica en aminoácidos, vitaminas del grupo B y E y minerales como hierro, calcio, potasio, magnesio y zinc. Recuerdo que cuando desayunaba pan con aceite y tomate unas horas después ya me encontraba con mucha hambre y rara vez no tenia que picar algo a media mañana.

El desayuno es la comida más importante del día y en otros otros países del mundo se desayuna como si fuese una comida más, como es en el caso de los países orientales. Este verano al viajar a Vietnam me sorprendió mucho ver como desayunan un buen bol de noodles llamado Pho bo o pho ga (dependiendo de si lleva pollo o carne).

No os voy a recomendar que os preparéis un plato de noodles cada mañana pero sin embargo si que os recomiendo que os preparéis un buen bol de porridge que equivale a la mejor de las comidas.

¡Ánimo cocunater@s! Prepararlo es super fácil y en la red hay millones de recetas para probar estos maravillosos desayunos energéticos.

¡Como sobrevivir a las fiestas…. saludablemente!

healthy-christmas-treats-strawberry-santa-3-1170x617Seguramente ya estés inmerso en el auténtico espíritu navideño de comidas, cenas y celebraciones con familia y amigos. Son tiempos de excesos y nuestro cuerpo sufre las consecuencias de las comidas copiosas, el exceso de alcohol, tabaco y falta de sueño. Tanto si llevas todo el año cuidándote como si simplemente quieres hacerlo ahora vamos a ver cómo podemos sobrevivir a las fiestas siguiendo estas pequeñas recomendaciones:

Los días importantes como Nochebuena, Navidad y Reyes durante el día come sólo fruta. Elige frutas con un alto contenido en agua como puede ser la piña, la pera o la manzana. Para hacerlo más entretenido puedes prepararte una macedonia de frutas con zumo de naranja o puedes prepararte unos ricos zumos de frutas en la termomix o batidora, siempre que no sea una licuadora (ya que deshecha toda la fibra). En posts posteriores os hablaré con detenimiento de los zumos y de cuáles son los mejores aparatos que hay en el mercado para preparar los más saludables, aunque ya tuvimos una pequeña introducción con el post de los batidos verdes.

Para mi es vital cenar pronto. En tu día a día, trata de no cenar nunca más tarde de las 19.30-20h. De esta manera el cuerpo tiene el tiempo necesario para hacer la digestión al 100% antes de que te acuestes y mientras duermes se dedica a hacer todos los procesos que debe de hacer incluyendo la regeneración celular tan importante para nuestra salud y rejuvenecimiento. Al tratarse de una celebración nocturna es en nochebuena cuando tendrás que tener más cuidado, además si llevas todo el día comiendo fruta probablemente estés hambrienta. Es por ello que en tu casa, antes de salir para el lugar donde sea la celebración, meriendes. Puedes comer por ejemplo pavo natural con pan de centeno si te apetece salado o cereales integrales con alguna leche vegetal (bien avena, arroz, almendras). En mi caso, que como sabéis practico la alimentación macrobiótica, no como carne (o procuro no hacerlo con frecuencia), probablemente merendaría una tostada de pan de centeno 100% con algarroba (es un fruto de un árbol, el algarrobo, cuyo sabor es muy parecido al del chocolate) y mermelada natural de fresa (edulcorada con sirope de arroz ya que no tomo azúcar), si me apeteciese algo salado quizás con aguacate y rúcula. Más adelante os seguiré contando más acerca de este tipo de alimentación que practico.

Al llegar a la cena de nochebuena y a la comida de navidad localiza en el menú las proteínas más sanas que vayas a poder tomar como por ejemplo pavo asado, merluza al horno, marisco y ese será tu plato principal, de ese trata de comer todo lo que puedas para llenarte. Olvídate de los canapés, del embutido (salvo del jamón ibérico en pequeñas cantidades siempre y cuando no tenga mucha grasa). Si hay un caldo o alguna crema también perfecto, aunque probablemente la crema lleve nata, lo cual tiene mucha grasa y además al tratarse de un lácteo puede provocarte una inflamación abdominal sobre todo si eres intolerante a la lactosa.

Durante los días posteriores a las fiestas de desayuno toma un zumo desintoxicante con un puñado de rucula, dos manzanas, 3 ramas de apio y 4 zanahorias, de esta manera eliminarás los excesos de los días anteriores de una manera más rápida.

Por ultimo, trata de andar cada día un mínimo de media hora, bien para ir de compras navideñas, bien acudir a una cita con tus amigas…olvídate del coche, del taxi y del transporte público durante estos días.

¡Animo Cocunater@s con estos sencillos consejos seguro que podemos sobrevivir a las fiestas saludablemente!

Celine

Como incluir las algas en tu menú diario 

wakame-vegan-seaweed-salad-londononaplate2

En nuestra cultura las algas continúan siendo un alimento desconocido. Salvo las que comemos alguna vez si somos muy atrevidos en el japonés en la ensalada de alga wakame, rara vez las hemos visto en ningún otro plato de nuestra variada oferta gastronómica.

Desde que hace unos años decidí seguir una alimentación macrobiótica he ido conociendo las algas e incorporándolas al menú habitual de mi familia. No pretendo que esto os ocurra sólo por leer este post pero sí que le perdáis miedo a un alimento de lo más completo que os ofrece la naturaleza.

Si por algo destacan las algas es por su gran variedad, me ha sorprendido saber que existen más de 10.000 variedades y que muchas de ellas se comen. Quizás has oído hablar de alga Kombu, espagueti de mar, Nori, Wakame, dulse… ¿No? pues para eso esta este post para que a partir de ahora sí que te suenen.

Existen diversos estudios que afirman que en las zonas donde más algas se consume la gente vive más tiempo y de forma más saludable. Esto no es de extrañar ya que la riqueza natural de las algas puede llegar a ser 20 veces mayor que la de cualquier otro vegetal.

Son muy ricas en minerales y micronutrientes que van absorbiendo del agua salada. Por lo que he podido leer en una porción de alga dulse se encuentra más hierro que en un filete de solomillo mientras que 8g de Kombu cuenta con más calcio que una taza de leche.

Entre sus diversos beneficios esta que estimulan el funcionamiento de la glándula tiroides y por lo tanto el metabolismo (es importante saber que aquellos con hipertiroidismo no deberían tomarlas).

Son muy alcalinizantes, lo cual es muy beneficioso para compensar la acidosis de  aquellas personas con dietas con alto contenido en carne roja y alimentos procesados

Son extremadamente depurativas, limpian la sangre, estimulan el funcionamiento de los riñones e hígado, eliminan las toxinas y reducen la absorción de metales pesados. Además nos ayudan a mantener la piel, el cabello y las uñas en un estado muy saludable.

Es importante que sepas que de momento las algas no se venden en supermercados tradicionales, hay que comprarlas en supermercados ecológicos. Dado que se venden secas su almacenamiento resulta muy cómodo y se pueden preservar durante largos periodos de tiempo sin que pierdan sus propiedades.

Recuerda además si te animas a utilizarlas que hay que ponerlas a remojo antes de utilizarlas. En algunos casos serán solo algunos minutos y en otros tendrás que cocerlas durante algo más de tiempo. Es probable que el envase mismo en el que lo hayas comprado te indique como proceder, si no, siempre puedes preguntar a alguien del supermercado donde lo hayas comprado o mirarlo por internet. Después de que hayas abierto el envase es muy importante que lo guardes en un recipiente hermético de cristal.

No te sorprendas al ponerlas a remojo si aumentan mucho de tamaño, es lo normal. Lo que te parecerá un trozo insignificante luego casi duplicará su tamaño. Seguro que poco a poco iras acostumbrándote.

Para comenzar a incorporarlas en tu dieta prueba a incluir una pequeña porción de alga wakame por ejemplo cuando hagas sopa (inclúyela al final, y no hará falta que la remojes antes, ya con meterla en la sopa será suficiente).

Otra manera que me gusta mucho incluir las algas en mi dieta diaria es introducir un pedacito de alga kombu cuando estoy cociendo legumbres ya que ayuda a eliminar la flatulencia que suelen producir las legumbres por las que tanta gente evita comerlas (es una pena porque es uno de los alimentos más saludables y completos que existen).

Si actualmente estas realizando una dieta de adelgazamiento o piensas hacerlo en el futuro son perfectas ya que nos ayudan a aumentar la sensación de saciedad y cuentan con muy poca grasa. En ensalada resultan refrescantes. Seguro que además en tu supermercado ecológico venden un preparado de algas que compro que está muy rico y resulta divertido y diferente incluir en los ingredientes de la ensalada.

¡Cocunater@s, animaos a probar este alimento tan beneficioso para la salud que cada vez cuenta con más aliados en la cocina!

Celine

Introducción a la Macrobiotica 

salud-alimentacion-macrobiotica-1

“Que el alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento” (Hipócrates)

Alguna vez, quizás recientemente, habréis oído hablar de la alimentación macrobiótica. Personajes públicos, conocidos por apostar por un estilo de vida saludable, como Gynewth Paltrow, Cameron Diaz o Carmen Jordá han declarado ser seguidores de este tipo de alimentación.

Es cierto que generalmente se tiende a pensar que es una “dieta milagro” como tantas otras que cada año nos juran y perjuran que será la definitiva, que no habrá efecto rebote y que perderás todo lo que necesitas perder en 2 semanas. Generalmente cuando empieza el calor y comenzamos a enseñar un poco más nuestro cuerpo nos entran las prisas y comenzamos la “operación bikini”. Es decir que no nos cuidamos durante todo el año y comemos básicamente lo que nos apetece, azucares, productos refinados, excesos de grasas animales y dejamos de lado alimentos más saludables como frutas, verduras, legumbres y cereales complejos. Después un par de meses antes de que empiecen nuestras vacaciones recurrimos a dietas imposibles y sometemos a nuestro cuerpo a un stress nada saludable.

La alimentación macrobiótica nada tiene que ver con ese tipo de dietas, es más ni siquiera se trata de una dieta para adelgazar. En realidad es mucho más que eso, es una filosofía de vida y alimentación. Es el camino ideal para conseguir un equilibrio físico, emocional y espiritual. Suena quizás idealista, pero no son objetivos inalcanzables.

Nace a principios del siglo XX en Japón de la mano de George Ohsawa, hijo de un descendiente de samurais que abandonó a su madre con 4 hijos.  A la edad de 16 fue diagnosticado con tuberculosis mortal la cual padecieron también sus 3 hermanos y su madre, enfermedad de la cual que fallecieron.

Al ser desahuciado por la medicina occidental decidió investigar otros métodos alternativos de curación. Un día, entro en una librería de libros usados y vio un libro de Sagen Ishizuka el cual hablaba de curar las enfermedades mediante la alimentación. Al ser un tipo de alimentación que podía permitirse decidió seguirla. Únicamente consistía en arroz integral, algas marinas y verduras con sal. A los 3 meses se había curado completamente de su tuberculosis.

La palabra macrobiótica viene del término griego “Makrobios” que es la unión entre “Makros” (grande, extenso) y “Biosis” (Vida), es decir, “Darse la gran vida”

Para la macrobiótica muchos de los problemas de salud que padecemos actualmente tienen su origen en la alimentación poco sana que se practica desde hace décadas en el mundo occidental sobre todo. Para combatir esa mala nutrición el cuerpo desarrolla mecanismos y procesos para compensar esta mala nutrición y esto es lo que nosotros llamamos enfermedades.

El objetivo de la macrobiótica no es adelgazar, como decíamos anteriormente, si no  prevenir e incluso llegar a curar más de doscientas enfermedades entre ellas diabetes, cáncer y problemas del corazón. En el caso de aquellos que la adoptan sin padecer ninguna dolencia concreta, es como si se practicara una medicina preventiva o básicamente una sana y armónica forma de vida y nutrición.

La filosofía de este tipo de alimentación es muy clara, no prohibe nada pero los alimentos deben de combinarse sabiamente para que no se produzcan ni carencias ni excesos.

La base de esta dieta son cereales (no refinados), legumbres, vegetales, frutos, algas semillas y proteínas vegetales (carne, pescado y huevos si están presentes tiene que ser en pocas cantidades). Todos de cultivo natural y biológico y siempre integrales. En lo que si es clara la macrobiótica es en el rechazo de el consumo de alimentos refinados, ya que al ser envasados y procesados dejan de tener los nutrientes necesarios para nuestro cuerpo ya que han sido “alterados” para que duren más, tengan un color más bonito, etc.

Como comenté en mi primer post de presentación en el blog de Cocunat, gracias a un libro comencé a darle más importancia a estar sana y menos a estar delgada. Llegue a la conclusión de que eres lo que comes y que estaba sometiendo a mi cuerpo a un stress innecesario por intentar no tener tripa, tener unas piernas largas y delgadas, ni un gramo de celulitis y todo eso cuando pasas 12h sentada en la oficina delante de un ordenador.

Fue entonces cuando empece a escuchar hablar de la alimentación macrobiótica y decidí que la salud era lo primero, no mi aspecto físico, aunque claro, no nos engañemos, eso siempre está ahí.

Dado que quería hacerlo bien y no quería que mi cuerpo tuviera carencias de ningún tipo ,  me puse en manos de un profesional. Y así es como conocí a mi consejera macrobiótica que me ha guiado durante estos 2 años.

Cada persona es diferente y en estas consultas cada persona es tratada como tal. Primero te realizan un diagnostico y acorde con tu situación mental, física, espiritual, etc… te inician en este tipo de alimentación de una manera o de otra. Es importante seguir las indicaciones del especialista para obtener los mejores resultados.

En mi caso en cuestión de dos semanas ya me encontraba mucho mas ligera, con más energía y vitalidad. Y unos meses después dejé de enfermar casi cada mes como me solía pasar antes. Es cierto que durante el primer año mi consejera macrobiótica me recomendó ser más estricta en cuanto al consumo de carne o reducción del consumo de patatas, tomates, berenjenas y pimientos, es decir las solanáceas por su alto contenido en potasio (considerado como veneno) pero es algo que actualmente no me preocupa tanto y si me apetece comerlo lo hago…generalmente no suele ser más de un 5% de mi dieta habitual.

En resumen cocunater@s, en próximos post os iré contando más acerca de este tema y si he conseguido que os pique la curiosidad, probadlo.

!Estoy convencida de que si te preocupa tu salud descubrirás en la dieta macrobiótica un gran aliado!

Somos lo que comemos

comersano_pexel.com_

Si estas leyendo este blog y este post, es probablemente porque practicas un estilo de vida saludable o deseas tenerlo. Enhorabuena y bienvenid@ a esta familia en la que cada día somos más adeptos, afortunadamente.

Os contaré mi historia, yo, Celine, alma inquieta donde las haya, actualmente me dedico profesionalmente en cuerpo y alma a promover un estilo de vida saludable tanto en el ámbito de la nutrición, como en el de la belleza y el fitness. Todo se debe a que en un viaje a Roma en una librería escogí un libro, el cual me hizo pensar en que tipo de vida quería vivir desde ese momento. No estoy diciendo que si lees este libro te cambiará la vida, simplemente en mi caso me hizo plantearme muchas cosas en cuanto a mi manera de vivir.

Debido a mi treintena y algún que otro factor que ya os contaré en próximos posts, mi metabolismo en los últimos años se ha ralentizado muchísimo y ,pasé de ser una chica capaz de cenar 3 veces más de lo que necesitaba y no engordar un gramo a comer normal y engordar por que sí, comenzó a preocuparme muchísimo. Sinceramente, únicamente desde el punto estético, nunca pensé en ello desde el punto de vista de la salud. Probé todas las dietas conocidas por todos, más algunas menos conocidas como la de la zona o incluso dietas proteinadas. Es cierto que gracias a ellas de alguna manera o de otra bajé de peso pero siempre me hacia la misma pregunta; ¿Necesito sufrir tanto para mantenerme en mi peso? Ahí es cuando empecé a pensar que ese modo de vida en cuestiones de alimentación no era saludable, había demasiados alimentos prohibidos, demasiadas reglas y además llevaba varios años en los que enfermaba casi cada semana. Estaba claro que algo estaba fallando, algo estaba haciendo mal.

IMG_1160

Os presentamos a Celine, nuestra nueva colaboradora especializada en nutrición y salud.

Entonces fue cuando ese libro me encontró. La enzima prodigiosa. Repito que no creo que fuese este libro en concreto el que me hizo cambiar y esto no es una estratagema para que compréis este libro, no conozco de nada a su autor Hiromi Shinya y no me llevo ninguna comisión por hablar de él. pero su titulo me enganchó: Una forma de vida sin enfermar. La dieta del futuro que evitará las enfermedades cardíacas, curará el cáncer…¿Sería eso verdad? ¿Puede la alimentación curarnos o influir en que desarrollemos algunas enfermedades?

Algo dentro de mi se encendió, una necesidad imperiosa de saber más, este libro me llevo a otro y luego a otro y otro más y al final me pasaba el día leyendo al respecto llegando siempre a la conclusión de que eres lo que comes. Empecé a investigar, a leer las etiquetas de los alimentos y a probar lo que leía en mi misma y empece a encontrarme mucho mejor, desaparecieron las medicinas de nuestra casa, los dolores de cabeza y de tripa tan habituales en mi y comencé a sentirme ligera y llena de energía. Eventualmente llegas a la conclusión de que también importa vigilar no solo como te cuidas por dentro si no también por fuera. Los productos que utilizas para cuidarte en algunos casos lo que hacen es precisamente lo contrario (un caso muy concreto es el de los solares, de los que ya hablaremos en próximos posts). Necesitaba encontrar un lugar donde poder comprar productos de cosmética que diesen importancia como yo a vivir de una manera saludable, libre de tóxicos. Y entonces llego Cocunat y lo nuestro fue una historia de amor a primera vista. Creo 100% en la rigurosidad con la que eligen los productos que nos ofrecen y si no puedo encontrarlo en esta web entonces no es lo suficientemente saludable para mi cuerpo.

Elegir ser consciente de como te alimentas y de que forma te cuidas por fuera, actualmente parece imposible por falta de tiempo, dinero…lo cual son falsos mitos. Paso a paso en próximos posts iremos aprendiendo como pequeños cambios en tus rutinas en cuanto a alimentación, belleza y fitness suponen grandes cambios para tu salud y para la de tu familia. Los más pequeños de la casa también serán protagonistas, ya que cuidarles en sus primeros años de vida es fundamental. ¿Sabíais que su piel es muy frágil y absorbe con más facilidad que la de un adulto las sustancias que están en contacto con su piel?

Como veréis el camino hacia el cambio no ha hecho mas que comenzar y nos queda aun mucho aprendizaje, y no se vosotros, ¡pero yo estoy deseando comenzar! Hasta la próxima semana!

Celine