Slow Living

light in the late afternoon Alessandra Tacci's house

Últimamente se está haciendo mención en las redes sociales a un término denominado Slow living, pero ¿qué es?

Oficialmente, se trata de una corriente cultural que promueve tomar el control del tiempo en vez de someterse a su “tiranía”, dando prioridad a las actividades que redundan en el desarrollo de las personas. Pensando sobre ello creo que es necesario encontrar un equilibrio entre la utilización de la tecnología orientada al ahorro del tiempo (como los móviles y los ordenadores) y que esas nuevas tecnologías nos dominen.

Confieso que a veces, cuando estoy en un restaurante me paro a mirar a otras mesas porque se lo que voy a encontrar. Parejas y amigos que se sientan juntos pero realmente no están disfrutando de su compañía, y que en su lugar teclean incesantemente en sus móviles.

La realidad es que ahora soy más consciente de ello y trato de evitarlo pero también sé que durante una larga época de mi vida me sentaba en una mesa rodeada de amigos o con mi pareja pero en realidad casi no era consciente de estar allí. Vivía deprisa, siempre con la sensación de no llegar a nada, de que nada fuese suficiente y dominada por la luz roja de mi blackberry que me anunciaba que un nuevo mail de mi trabajo había entrado en mi buzón, incluso si eran las 4 am.

Dado que “gracias” a las nuevas tecnologías podemos hacer cualquier cosa en cualquier momento, la tendencia nos lleva a trabajar las 24 horas del día e incluso que tengamos la sensación de que nos faltan horas en el día para hacer todo lo que tenemos programado o nos gustaría hacer.

Este movimiento de Slow living reacciona contra ello exaltando los valores de disfrutar y saborear de la vida.  La verdad es que siempre dicen que si trabajas en algo que te gusta no sientes que sea “trabajo”. Durante los diez años que he estado trabajando nunca he tenido la suerte de no considerarlo trabajo y vivía con una sensación constante de insatisfacción y de pérdida de tiempo.

Fueron decisiones que tome como practicar Yoga, hacer deporte, comer saludable, en definitiva cuidarme, las que me ayudaron a vivir de una manera más consciente. Mi tendencia natural es la de intentar comerme el mundo cada día y no parar de un lado a otro pero gracias a mi decisión de cuidarme y de dedicarme tiempo a mi misma que vivo ahora de una manera más centrada en el ahora y no tanto en lo que debería de haber hecho o podría hacer.

Y tú, ¿crees que el slow living solo es para algunos y que en tu caso es imposible que puedas bajar el ritmo? ¡En Cocunat nos hemos propuesto este año 2017 ayudarte a lograrlo con algunos sencillos consejos! ¡Síguenos en próximos post en los que te enseñaremos a organizar menos saludables para la familia en poco tiempo!

Celine

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *