No protegerse del sol: pecado capital I

no protegerse del sol

Para mantener una piel sana y bella no basta con utilizar cosmética natural, sino que también hay que evitar ciertos hábitos dañinos que perjudican la salud. Pecados capitales que, en mayor o menor medida, todos hemos cometido alguna vez.

En verano, nuestro peor pecado reside en no protegerse del sol, y es que una de las principales fuentes de problemas para la piel es el abuso de los baños solares. Hace unos años se puso de moda un tono de piel bronceado, tenías que tomar el sol a menudo y mantener este color el máximo de tiempo posible, si era durante todo el año mucho mejor. Por suerte, esta moda tan peligrosa ya ha pasado a mejor vida.

Es importante tener en cuenta que cuando queremos hacer una exposición solar continuada debemos:

  • Hay que refrescar continuamente la piel.
  • Necesitamos productos naturales y saludables que mantengan controlados los rayos UV.
  • Hay que llevar una sombrilla para resguardarnos en las horas donde el sol es más intenso.
  • Tenemos que hidratarnos y alimentarnos con productos frescos. Algo muy típico es llevar botellas de agua o refrescos acompañados de fruta fresca.
  • En recomendable utilizar gafas de sol y sombreros que ayuden a protegernos mientras realizamos actividades acuáticas, paseamos por la orilla del mar, jugamos con nuestros pequeños…

Aún así, no podemos olvidar que el sol aporta mucha vitamina D a nuestro organismo pero, como todo en esta vida, el abuso es perjudicial para el cuerpo. No protegerse del sol tiene consecuencias para la piel. ¡Cuidémosla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *