El aceite de coco: un potente aliado para la piel, el cabello y el organismo

aceite-coco-natural

Hoy en el blog de Cocunat.com queremos hablaros de un alimento e ingrediente común en la cosmética ecológica que adoramos por sus múltiples cualidades y aplicaciones, tanto para nuestra piel y cabello como para nuestro organismo. Y nos gusta tanto que ¡hasta da nombre a nuestra web! Como ya habréis adivinado se trata del maravilloso coco. Tenemos la grandísima suerte de que la naturaleza nos provee de todo lo que nuestro organismo necesita y el coco es uno de los productos más completos que podemos encontrar, concretamente su aceite que tiene mil y un usos de lo que os vamos a pasar a hablar enseguida.

El aceite de coco es un aceite o grasa vegetal también conocida por manteca de coco debido a que se presenta en forma sólida por debajo de los 25ºC. Se obtiene del prensado de la pulpa de los cocos, la más grande de las semillas del reino vegetal, concretamente de la palmera Cocos nucifera. Es el aceite vegetal con más alto contenido en ácidos grasos saturados, sobre del 92%, que hacen que este aceite se conserve fácilmente sin oxidarse ya que tiene pocos enlaces libres o insaturados, pero que durante décadas esta composición ha sido un hándicap para su consumo alimentario regular porque se pensaba que no era del todo cardiosaludable.

Ello unido a la catalogación de este aceite como comedogénico por vía tópica, ha hecho que nos hayamos visto privados de este maravilloso producto durante mucho tiempo por su mala prensa. Y hemos de decir que esa mala prensa más bien se debía al aceite de coco procesado y extraído a altas temperaturas que lo convierte en una auténtica bomba para nuestra salud, como ocurre con el ahora demonizado aceite de palma y con el que la industria nos ha saturado las arterias.

large_coconut_oil_alt_grande

Aceite de Coco en crudo prensado en frío de Sister and Co, producido en granja ecológica y certificado por la Soil Association.

Así, el aceite de coco puro virgen y ecológico nos permite descubrir casi un nuevo ingrediente en nuestra cocina y en nuestra piel, pues hasta hace poco lo que nos llegaba no era más que una alteración del mismo. Este aceite está compuesto principalmente por ácido láurico, un acido graso saturado de cadena media de 12 carbonos con propiedades antifungicas y antibacterianas. El ácido láurico también está en niveles altos en el resto de aceites provenientes de palmeras como el aceite de palma y en mucho menores cantidades, sobre el 5-6%, en la leche de algunos mamíferos como los humanos o en la leche de vaca ya que es un ácido graso imprescindible para la buena formación de tejidos como la piel.

Además el aceite de coco vírgen extra está vinculado a una activación del metabolismo basal, por lo que induce la pérdida de peso, sobre todo en la circunferencia abdominal. Este estudio abre la puerta al uso de las grasas para adelgazar, después de décadas en las que las dietas sin grasas copaban las consultas de endocrinología. Ahora es más evidente que nuestro organismo necesita la grasa para vivir y para otros muchos procesos que, hasta ahora, se habían obviado a la hora de prescribir dietas bajas en grasa, como la formación de colágeno o la producción de serotonina.

En cuanto a la composición del aceite de coco, este aceite contiene principalmente  ácido láurico, un acido graso saturado de cadena media de 12 carbonos con propiedades antifungicas y antibacterianas. Otros ácidos saturados con cadenas largas, medianas y cortas en el aceite de coco son el mirístico (de 14 carbonos se usa para dar textura y consistencia a cosméticos y alimentos), palmítico (de 16 carbonos el más consumido en la dieta), caprílico (8 carbonos antibiótico y antifúngico) y cáprico (10 carbonos).

Esta manera de crear capas oclusivas es la que hace del aceite de coco un aliado estupendo para sellar las raíces dañadas del cabello o para hidratar pieles muy secas. Así, este estudio ha comparado las virtudes de los aceites minerales (los que se usan en cosmética convencional y que invitamos a que abandones desde ahora mismo), frente al aceite de coco virgen para actuar contra el cabello dañado. Los resultados son impresionantes: mientras el aceite mineral no produce ningún efecto, el aceite de coco se postula como uno de los tratamientos capilares más eficaces para el cabello dañado dada su gran compatibilidad con nuestro organismo.

Pero este tamaño de partículas medianas también es el responsable de uno de los hallazgos más importantes sobre este fantástico ingrediente: durante su digestión el aceite de coco en vez de ser digerido parte en el intestino delgado es directamente procesado en el hígado que lo romperá en pequeños cuerpos cetosos, el alimento perfecto del cerebro como sustituto de la glucosa, lo que le hace especialmente útil para controlar procesos de degeneración cerebral como el Alzeimer, con sorprendentes estudios al respecto.

Pero son muchas más las virtudes de este maravilloso producto. En este estudio se muestran más de veinte de ellas, entre las que destacan su capacidad para reducir la placa bacteriana, para la dermatitis atópica, pomo antivírico y antifúngico, como protector hepático, como fortalecedor del sistema inmunológico, como coadyuvante en terapias oncológicas, como repelente de insectos e, incluso, como un nuevo sistema de biodiesel mucho más limpio con el medio ambiente y con nuestra salud.

Pero esto solo si se trata de aceite de coco virgen elaborado en frío a partir del coco fresco que mantiene todos sus antioxidantes. Si se trata de aceites de coco refinados a partir de copra (coco seco ahumado o soleado) van perdiendo sus antioxidantes y además también se les añade hexano y otros disolventes tan perjudiciales para la salud.

Y en nuestra web cocunat.com puedes encontrar decenas de productos con este maravilloso ingrediente que tantos beneficios nos aporta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *